Bienestar

Siempre me habían avisado que a partir de los 25, tuviera cuidado. Y yo, ni caso. Porque eso es lo que hacemos cuando tenemos la cara de un bebé y el culo en su sitio: no hacemos ni puñetero caso. 

Y así, en un abrir y cerrar de ojos, ya te toca utilizar retinol en tu rutina facial de noche y tomarte las vitaminas nada más despertar. Es fácil caer en la trampa y olvidarse de una misma, pero tranquila, estoy aquí para recordártelo.